Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Suba Pinar, Bogotá (Colombia) y Calahorra (España) – Junio 2019

Primer testimonio (Suba Pinar, Bogotá, Colombia): Testifica que Dios le dijo en profecía que no se preocupara por ese bien material que tenía desde niña, que no permitiría que el enemigo se lo quitaran. La hermana no comprendió la profecía y sucedió que luego un tiempo, el apartamento que sus padres habían comprado, su papá había dejado de pagar las cuotas durante 10 años y debía 31 millones de pesos, ante esto ella recordó la promesa y le oró a Dios, el Señor le consoló y le dijo que no se preocupara porque le estaría sorprendiendo. El banco les decía que debían pagar todo de contado, Dios le decía que no se debía endeudar, y llegaron ayudadores y por medio de una ley que muy pocos conocen les favoreció el proceso y Dios les dio la victoria en el juzgado, su pago se redujo en un tercio de lo que debían y de esta forma han podido ir pagando la deuda que se redujo solo a 10 millones.

Segundo testimonio (Suba Pinar, Bogotá, Colombia): Dios le dijo que la sanaría a ella y a los suyos, así fue que Dios sanó a su padre luego de que fuera bautizado en agua, Dios le dijo en profecía que hiciera esos exámenes porque allí se iba a glorificar. Así fue que ella hizo esto con su padre, y antes de una cirugía que le iban a realizar no encontraron su vesícula, y debido a esto ya no teñía cálculos. Dios hizo la obra en él, gloria a Dios.

Tercer testimonio (Calahorra, España): Dios le dijo que le bendecirá espiritual, y materialmente y llevando 4 meses en la Iglesia, la hermana alabó a Dios con mucha disposición y el Señor le dio su Santo Espíritu. Dios también le ha bendecido en lo económico, ya que dio el Diezmo al Señor, posterior a ello Dios la sorprendió ya que una tarifa de un servicio público que tenía que pagar le apareció paga, y también llegó a su cuenta un dinero que no se esperaba, gloria a Dios.

Cuarto testimonio (Calahorra, España): Testimonio de la forma en que Dios le quitó el vicio del cigarrillo, y también Dios hizo el cumplimiento de una promesa en lo laboral y en lo profesional.