Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Poblado Pereira, Risaralda (Colombia) Diciembre 2018

Primer testimonio: Testifica que llegó de niño a la Iglesia, pero al ser adolescente comenzó a ser rebelde con sus padres, y estuvo con malas amistades, al llegar a un punto de tocar fondo, estaba triste y perdido, con vicios, y al encontrarse solo decidió buscar a Dios, recordó las promesas que Dios le había hecho cuando era niño, al asistir a la Iglesia nuevamente debido a todas esas situaciones que vivió, el día que asistió en una alabanza le pidió perdón a Dios, y el Señor le habló en profecía, Dios le habló de todo eso que estaba viviendo le dijo que Él lo había permitido, y el Señor con su misericordia le dijo que lo iba a cambiar, a transformar, que le iba a quitar vicios y a quitarles las amistades, que lo convertiría en un servidor de Él, lo vestiría diferente, que hablaría diferente, le daría prosperidad y le daría un nuevo trabajo.

Ese día el salió llorando de la Iglesia ya que Dios le habló a su corazón, en su casa se arrodilló y le empezó a reconocer a Dios todo aquello malo que hacía y le pidió que le ayudara. Le pidió un cambio de trabajo, días mas adelante le dijo en profecía que le cambiaría de trabajo, y así se cumplió esta promesa de Dios. También le quitó el vicio del cigarrillo, ahora siente paz, felicidad y tranquilidad, el Señor le enseñó a orarle, a alabarle, a ser constante en sus caminos, a ser obediente, y hoy en día se siente feliz, tranquilo, gozoso, es un nuevo ser y le da la gloria a Dios.

Segundo testimonio: La hermana testifica que a la edad de 8 años perdió a su mamá y a raíz de eso vivió con amargura durante muchos años, a los 15 años llegó a la iglesia y en la primera profecía Dios le habló cosas importantes en su vida, como lo que le había sucedido a su mamá,  que le dio a su tía como madre, y le dijo que le estaría enseñando a llorar pero de alegría. A través de las alabanzas y su tiempo en la Iglesia, pudo entender y llorar pero de alegría, y Dios ha sido su padre y su madre, y Dios le dijo que le llenaría esos vacíos, y que recibiría bendiciones espirituales, y que se estaría casando muy joven, y todo esto Dios lo dispuso, le ha dado a su esposo, a la familia de su esposo, a sus hijos, a su hermana Dios le dio su hogar también en la Iglesia, le da la honra y Gloria a Dios.

Tercer testimonio: Testifica que el Señor la guardó de la muerte, tuvo durante su embarazo una enfermedad y los médicos consideraban esta como una enfermedad mortal, la persona que tiene esta enfermedad por lo general no sobrevive. Estuvo 15 días en cuidados intensivos, ninguno de sus órganos funcionaba, y a sus padres les dijeron que alistaran todo para su fallecimiento, ante esto el Señor le decía en profecía a sus padres que no se preocuparan, que todo estaría bien, y ella en su capacidad que le quedaba le oraba a Dios, y le decía que su hijo mayor la necesitaba.

En esos 15 días su mamá tuvo una experiencia en la que el diablo a través de una persona se le acercó y le dijo que si quería salvar a su hija le entregara el alma, y la mamá de la hermana le dijo: No, yo confío en la promesa y ella va a estar bien. Un día en el que ya ella sentía que era el momento de partir, le oró a Dios, le pidió perdón a Dios y le pidió la posibilidad de seguir viviendo, al día siguiente amaneció como si nada, los médicos no la reconocían porque pasó de estar muy hinchada a estar en un estado normal, y los médicos pensaron que ella había fallecido porque no la reconocían, la enfermera les confirmó a los médicos que era ella misma, la hermana perdió su embarazo en esa ocasión y debido a esto los médicos le dijeron posteriormente que por esa enfermedad no podría tener hijos, sin embargo el Señor le hizo la promesa a ella y a su varón de que les daría un hijo, con el tiempo cuando volvió a quedar embarazada, a pesar que fue un embarazo difícil, tuvo su hijo y hoy en día el niño tiene 12 años. Le da la gloria al Señor.