Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Neiva y Villavicencio (Colombia) y en Flushing New York (Estados Unidos) Diciembre 2018

Primer testimonio (Neiva Centro, Huila): Dios le decía que le daría experiencias y visiones, y tuvo una experiencia, en la que veía una tarima en forma de media luna, y veía muchos seres y estaba nuestro Dios allí, y veía también a cada uno de los profetas, como a Moisés y Elías, y en el centro de ellos quedaba un puesto, en el que le decían que allí iba nuestra hermana María Luisa y el Señor le ponía una corona en su cabeza. Gloria a Dios.

Segundo testimonio (Flushing New York, Estados Unidos): Testifica que su hija no podía tener hijos, pero Dios le había prometido en profecía que le daría descendencia, y a pesar de que tuvo otro embarazo fallido, la hermana mantenía el anhelo en su corazón y sucedió que su hija quedó embarazada nuevamente, y le dijeron que era un embarazo riesgoso en su hija de 21 años, que debían operarle porque el bebé estaba por fuera de su matriz.

La hermana le oró a Dios y le recordó la promesa, luego la hermana realizó un ayuno, y a los 3 días sus hija le dijo que el bebé había vuelto a entrar a la matriz y se cerró, el médico se sorprendió y le dijo que ya no tenía que hacerle la cirugía.

Siguió el embarazo, dio a luz a los 9 meses, los dieron de alta, y a los 6 días le dijeron que el niño tenía una infección, la hermana fue a la Iglesia y le oró a Dios, y en profecía el Señor le dijo que un ser que estaba delicado de salud que lo estaría guardando de la muerte, a los 8 días no le dieron expectativa de vida y estuvo en cuidados intensivos, ante eso ella y su hija dejaron al niño en manos de Dios, porque según la ciencia no había nada que hacer.

Ante eso ella le dijo que le impusiera manos, y debido a que estaba en cuidados intensivos no dejaban que la mamá se acercara, pero al lograr acercarse y con permiso de una doctora, le impuso manos y le dijo: Señor tu le has dicho a mi mamá que le impusiera las manos a este bebé, y si es tu voluntad que esté mi hijo siga vivo, dámelo, y si no, llévatelo entre tus manos.

Al siguiente día el médico le dijo que algo había sucedido con el niño, que su sangre había salido limpia y que el niño había abierto los ojos, al siguiente día pudieron llevarlo del hospital luego de 19 días, Dios le dio la victoria y ahora esta feliz como abuela del niño. Gloria a Dios.

Tercer testimonio (Terminal Villavicencio, Meta): Testifica que al llegar a la Iglesia, llegó con un embarazo no deseado, y quería quitarle la vida a su hijo, pero en la Iglesia le pidió perdón a Dios, y el Señor en profecía le dijo que no tomara decisiones a la ligera, porque había permitido ese ser en su vida para unir y no para separar, y que haría que ese pequeño fuera compañía para toda su vida, que uniría a todos los suyos y cumpliría todos los anhelos de su corazón.

Ella tuvo dificultades en su empresa debido a su embarazo, y la hermana le oró a Dios. A los 15 días de tener al bebé pudo ir a trabajar a otra empresa de la cual hoy en día es la gerente, ha podido terminar sus estudios superiores, hoy en día su hijo tiene 5 años, su familia se ha unido debido a ello, Dios le ha fortalecido y le da la honra a Dios.