Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Fortaleza (Brasil), Maldonado (Uruguay) y Calle 80 Bogotá (Colombia) – Noviembre 2019

Testimonio en Fortaleza, Brasil:
Testifica que Dios en profecía le dijo que la sanaría de una enfermedad llamada endometriósis, la cual sufría desde hace 15 años, y también le dijo Dios en profecía que le cumpliría el mayor deseo de su corazón, el cual era tener un hijo, pero debido a su enfermedad no podía tener. Pero al Dios sanarla le permitió quedan en embarazo y de esa forma ahora es madre. Su parto no fue fácil, pero Dios le ayudó a salir con vida de su parte y a su bebé quien es un niño saludable. Dios ha transformado a su esposo ya que tenían muchos problemas pero ahora tienen mucha felicidad en su hogar.

Testimonio de la Iglesia de Maldonado, Uruguay:
A su sobrina le detectaron que el bebé que estaba en su vientre tenía problemas con sus génes y que había una alta probabilidad de que naciera deforme y la recomendación era que abortara. La hna. oró al Señor en el Estudio Bíblico por su sobrina y al realizarse un nuevo estudio el bebé estaba sano. “Gloria al Señor”.

Testimonio en Calle 80, Bogotá:
Testifica que es militar y antes de llegar a la Iglesia le dijeron que lo trasladarían a otra parte del país y temía por dejar solos a sus hijos pequeños, y él le comentó a su mamá quien lo invitó a la Iglesia, y Dios en profecía le dijo: Te voy a llevar a un lugar donde tu siempre has anhelado estar, y sucedió que a los pocos días le dieron el traslado a ejercer su labor militar en Presidencia de la República, lo cual es muy difícil debido ala larga lista de espera, de lo cual sus compañeros se sorprendieron preguntándole como había hecho y el dijo que solo había sido Dios y de esta forma el Señor lo ha enamorado llevándolo a sus caminos.

Testimonio en Calle 80, Bogotá:
Testifica que tenía dermatitis desde muy niña, lo cual se había incrementado con un brote de dermatitis, y sucedió que durante un Estudio Bíblico la hermana María Luisa Piraquve oró a Dios por las enfermedades de la piel. En medio de la oración ella le recordó a Dios su promesa de que la sanaría y al llegar a la casa ya no tenía el brote de dermatitis en sus manos. Pero aún tenía dermatitis en sus tobillos y era mucho más grave, y en una alabanza ella comenzó a sentir una picazón en sus tobillos pero la hermana se concentró en alabar a Dios, y al llegar a la casa notó que ya no tenía esta enfermedad en sus tobillos.