Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Calle 80, Bogotá (Colombia) y en Barcelona y Sabadell (España) – Noviembre 2019

Primer testimonio (Calle 80, Bogotá, Colombia): Testimonio de sanidad de distrofia muscular de Thompson, es una enfermedad que no tiene cura, en la que se degeneran los músculos de una persona, y de esto sufría su hija, comenzando con parálisis facial, luego sus extremidades, la ciencia había dicho que ya no había nada que hacer, el médico que la atendió que era el mejor neurólogo del país dijo que ya no había nada que hacer por su hija, la hermana le oró a Dios, y le pidió a Dios diciéndole: Señor es mi única hija, si es tu voluntad hazlo, dame la fuerza y el animo para continuar, quiero un abrazo tuyo, quiero un mensaje tuyo, y en ese momento se acercó una persona y la abrazó y le habló al oído, diciéndole:  En este momento clama a Dios, dale gracias a Dios que Él está contigo. Al voltear a mirar ya no había nadie y la hermana al vivir esta experiencia confió en Dios y le dijo a sus familiares que oraran, y ella oró sin descanso. A la mañana siguiente una neuróloga le dijo que todos los exámenes estaban bien y que la niña ya no tenía distrofia muscular, ella le dijo a los médicos que fue una obra de Dios.

Segundo testimonio (Calle 80, Bogotá, Colombia): La hermana testifica que ella es una persona muy enferma de los huesos y articulaciones, tiene osteoporósis degenerativa, toda su familia sufre de eso. La hermana que testifica tenía 4 hernias discales y sus manos, rodillas enfermas, pero ella le oró a Dios, se arrodilló ante Dios y en oración le pidió para que le ayudara y Dios le respondió en profecía: “Ve al estudio bíblico nuevamente y esta pendiente de la oración que mi sierva hacer, ese día te voy a sanar” y testifica que la sanidad ha sido total y se siente rejuvenecida, gloria a Dios.

Tercer testimonio (Barcelona, España): Testifica que había quedado enferma después de una cirugía y estaba en tratamiento, Dios le dijo que no se preocupara, que ya estaba sana. El médico le había dicho que le tendrían que hacer otra cirugía pero la hermana le oraba a Dios para que no la fueran a operar, y en los siguientes exámenes el médico le dijo que ya estaba sana, que ya no tendrían que operarla. Debido a ello sus hermanas han comenzado a asistir a la Iglesia.

Cuarto testimonio (Sabadell, España): Testifica que su mamá está en Colombia y ella siempre le ora por ella, y sucede que recientemente un bus la atropelló, este bus tumbó una casa y que no saben como a su mamá no le sucedió nada, sucedió que ella quedó debajo dos sillas del bus las cuales impidieron que le cayeran ladrillos y vidrios de la casa a ella, la hermana le da la gloria a Dios por proteger a los suyos.