Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Fontibón Bogotá y San Marcos Villavicencio, Meta (Colombia) – Enero 2019

Primer testimonio (Fontibón, Bogotá): La hermana testifica que Dios en profecía le decía que Él escuchaba la oración que le hacía por la tristeza que tenía por la perdida de ese pequeño, pero le dijo que lo estaría devolviendo a ellos, y Dios le ha cumplido la promesa, Dios les dio una bendición en el hogar de su hijo. Hace mas de 6 años y 5 meses, Dios le hacía la promesa con un ser querido que tenía una leucemia linfática que Él sería quien haría su obra en él, su familiar tenía procedimientos de quimioterapias y radioterapias. Un día el Señor le dio un sueño con la hermana María Luisa Piraquive, y desde ese día su familiar comenzó a mejorar en su salud y comenzaron a dejar de hacerle tratamientos poco a poco. También tenía pendiente un trasplante de médula pero Dios les dio una gran sorpresa, ya que no necesitó de ese trasplante, pero dijeron que debían hacerle un barrido en su columna, pero posterior a ello los médicos llegaron a la conclusión de que tampoco necesitaba dicho procedimiento, gloria a Dios por su obra, ya que estos procedimientos eran muy dolorosos, pero Dios evitó que su familiar pasara por todo ello obrando sanidad.

Segundo testimonio (San Marcos, Villavicencio, Meta): Testifica que Dios protegió a un nieto quien hace parte de la compañía de la policía que fue afectada por el atentado en Bogotá sucedido en días recientes. Al suceder la explosión, Dios protegió la vida de su nieto, al joven no le sucedió nada, mientras que 4 compañeros que estaban cerca fallecieron. Dios le había dicho que protegería la vida de uno de los suyos que estaría en un grande peligro, que estaría ahí para guardarle la vida, la hermana le da la gloria a Dios. La hermana le ha hablado a sus familiares sobre la obra de Dios.

Tercer testimonio (San Marcos, Villavicencio, Meta): Testifica que Dios le dijo en profecía que la estaría libertando a través de la hermana María Luisa Piraquive. La hermana cuenta que a la edad de 19 años recibió un golpe en su cabeza, y tenía unas pulsaciones en la cabeza debido a ello. Un día tuvo un sueño en el que estaba junto a la hermana María Luisa, y cantaban un coro para Dios y le salia un hilo negro de donde había tenido ese golpe, y a partir de ese día ya no tiene ese dolor y pulsaciones en su cabeza que tuvo debido al accidente. Le da la honra y gloria a Dios.