Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Fontibón Bogotá (Colombia) y Elizabeth, New Jersey (Estados Unidos) – Enero 2019

Primer testimonio (Fontibón, Bogotá): Una de sus hijas tenía mucha fiebre durante una semana, la hermana la llevó al médico y luego de exámenes encontraron leucemia, ante esto la hermana le imponía manos a su hija, le enviaron a casa con su hija y al ir a la iglesia el Señor le habló a la hermana en profecía y le dijo que ha guardado la vida de esa pequeña por misericordia y que el enemigo quería poner esa enfermedad, pero Dios no permitió que esto sucediera. También ella tuvo un accidente en el que cayó de unas escaleras porque el enemigo atentó contra ella, ella fue al médico y tuvo dolores muy fuertes, pero ella oró a Dios y el Señor quitó una inflamación en su cerebro y le da la honra y gloria a Dios.

Segundo testimonio (Fontibón, Bogotá): Testifica que Dios en profecía le dijo que iba a guardar a sus seres queridos, una tía de ella estuvo con una neumonía y perdió la cordura, y estuvo dos meses sin poder dormir, ella le dijo que escuchara los coros e himnos ya que ha escuchado testimonios de personas que no podían dormir y el señor los ha libertado por medio de los himnos y coros: La psiquiatra le había dicho que ya no había nada que hacer por ella, pero luego de escuchar esa noche himnos y coros pudo dormir, y al día siguiente tuvo nuevamente cordura y le dieron de alta. La hermana le da la gloria a Dios.

Tercer testimonio (Elizabeth, New Jersey): Testifica que llegó a la iglesia hace 11 meses, no tenía problemas o vicios, siempre ha tenido lo que ha querido, sin embargo tenía la inquietud de que algo o alguien mas poderoso permitía que todo ello que el vivía sucediera, que por el no era posible obtener todo ello. Un día recibió una oferta laboral en la que no tenía muy buena remuneración, pero a pesar de ello el quiso aceptarlo, ya que un poder inmenso lo atraía a aceptarlo. estando en ese trabajo una persona del trabajo le habló del Señor y esto llegó a su corazón, llegó a la Iglesia y encontró lo que le faltaba, a Dios y lo espiritual. Dios le ha demostrado en poco tiempo, le ha cumplido sus promesas, le ha ayudado a soportar la perdida de su mamá, sanó a su hija. El sufre una condición en la que deben hacerle un tratamiento de transfusión de sangre 2 o 3 veces al año, pero desde que llegó a la iglesia ya no ha sido necesario hacerlo. Le da la gloria a Dios.