Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en El Poblado, Pereira y Suba Pinar, Bogotá (Colombia) Agosto 2018

Primer testimonio (Suba Pinar, Bogotá): Dios en profecía le hizo la promesa de becas de estudio, y la hermana esperó en el tiempo de Dios, pasaron 15 años y recientemente ha recibido esa bendición y tiene la oportunidad de estudiar en Suiza luego de ser seleccionada entre 900 personas postuladas a la beca. La hermana estaba preocupada por que necesitaba conocimiento en el idioma francés, pero Dios le dijo que movería corazones para que aprendiera ese idioma, así es que una persona le dio el dinero para el curso del idioma. Dios también la había bendecido hacía varios años con una beca para sus estudios en Colombia, y Dios en ese entonces le dijo que recibiría una llamada de una persona que le daría una ayuda, y esto se cumplió con esta persona quien le brindó el apoyo económico para toda su carrera.

Segundo testimonio (Suba Pinar, Bogotá): Dios le dijo en profecia que estaría guardando su vida. Sucedió que le encontraron un tumor cerebral de 5 centímetros, fue intervenido pero perdió campo visual de uno de sus ojos, fue sometido a 27 radioterapias y 6 meses de quimioterapias, aún así Dios le dio un trabajo en una multinacional. Dios le dijo que estaría sanándolo y estaría recibiendo buenas noticias de la ciencia médica. El hermano tuvo 6 cirugías, posterior a ello el neurocirujano dijo que ya no tenía el tumor. Dios le dio una bendición de una vivienda propia y una deuda que tenía le ha sido condonada, por ello le da la gloria a Dios.

Tercer testimonio (El Poblado, Pereira, Risaralda): El Señor hizo una obra muy grande en su vida y en la vida de su hijo de 13 años, quien debido a una enfermedad debía tomar muchos medicamentos y asistir a los psiquiatras. A la hermana le decían que su hijo debía internarse. La hermana una noche fue junto a toda su familia a un Estudio Bíblico, y en la oración final que hizo la hermana María Luisa Piraquive, la hermana oró por las personas con enfermedades psíquicas y mentales. La hermana que testifica le pidió a Dios también por el trastorno alimenticio que tenía su hijo, y un día él se despertó y le pidió que cocinara para él. La hermana ha visto la obra de Dios en su hijo.