Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios Tuluá , Apartadó y Bogotá (Colombia) Agosto 2018

Primer testimonio (Tuluá, Valle): Dios le dijo en profecía que estaría guardándola de un peligro de muerte, y a su sobrina Dios le dijo que guardaría a un familiar de peligro de muerte y que se estaría glorificando. Viajando de Cali a Tuluá, la hermana se quedó dormida profundamente, y el bus se estrelló contra una tractomula, y aún así la hermana no se despertó y salió junto con otros pasajeros por el parabrisas, ella se despertó ya en la clínica, y le contaron lo que había pasado, y Dios le guardó la vida, ella como es tan nerviosa, Dios no permitió que ella viviera esta experiencia. Al despertar le dio la gloria y la honra a Dios por guardarle la vida, las lesiones que ella tuvo en su pulmón y su cabeza no colapsaron. A ella le quedó un sonido en su oído, que el médico le decía que tendría por 6 meses pero Dios se glorifico y de esto la sanó. Le da la gloria a Dios.

Segundo testimonio (Sosiego, Bogotá): El hermano testifica que en el médico le diagnosticaron glaucoma, entonces teniendo el riesgo de quedar ciego, no se preocupó y confió en el Señor. Y posteriormente en unos exámenes el médico ha estado sorprendido porque ya no padece esta enfermedad que para la ciencia es incurable, y el hermano le contó al médico que fue el Dios vivo y de poder quien le sanó, y el médico reconoció que ha sido un milagro esta sanidad.

Tercer testimonio (Sosiego, Bogotá): testifica que en un accidente una lamina entró en su ojo, y que fue algo muy grave, ya para perder el ojo, pero Dios se glorificó y esta perfectamente. Los médicos dicen que solo es una obra de Dios.

Cuarto testimonio (Apartadó, Antioquia): Dios le dijo en profecia que no lo dejaría aguantar hambre, en su casa tuvieron dificultades para conseguir sus alimentos, el hermano le decía a Dios que lo perdonara si en algo le había faltado a Él, diciéndole “Hay pecado en mi? muéstrame”. Y Dios le dijo en profecía, “Porque me pides que te perdone, si yo ya te he perdonado” y a partir de ese día nada les ha faltado. También un día su nevera se dañó, pero una mañana un Señor llegó a su casa muy temprano en la mañana con una nevera, el hermano se sorprendió y pregunto que era, y el señor que llevo la nevera le dijo que le pagara el costo del envío de la nevera y que este era un regalo que le habían enviado, el hermano entró la nevera a su cada, y le da la gloria a Dios por su manifestación.