Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Bosa Estación, (Bogotá, Colombia), Almería y Calahorra (España)

Primer testimonio (Bosa Estación, Bogotá, Colombia): Testifica que Dios le ha hecho promesas, y Dios le decía que por ese ser que tanto le clamaba, Él estaría haciendo su obra. Sucedió que a su mamá le ordenaron una cirugía de columna vertical en el que tendrían que implantarle algunos tornillos, un cirugía compleja y de una larga recuperación. Pero Dios le decía que le clamara y que estaría escuchando su oración. La hermana le oró de rodillas al Señor por su madre y su padre quien también estaba enfermo, argumentándole. Su mamá estuvo muy grave y se empezó a deteriorar su salud, y de un momento a otro se alojó en su organismo una bacteria, pero no se sentían tristes, la hermana le oraba a Dios, le hicieron muchos estudios y análisis, y le aplicaron antibióticos muy fuertes. La hermana continuaba confiando y orandole a Dios y al séptimo día comenzó a evolucionar, y posterior a ello le hicieron unos exámenes, y encontraron que el neurocirujano quedó sorprendido y la hermana lloró al recibir los exámenes, ya que no tenía esclerosis, Dios la sanó de dos hernias, y de sus huesos los cuales anteriormente debían reemplazar, le da la honra y gloria a Dios por la obra en la salud de su mamá.

Segundo testimonio (Almería, España): La hermana testifica y le agradece a Dios por permitirle estar en su iglesia, destaca la obra de Dios en la Iglesia, a la hermana María Luisa, los estudios bíblicos, enseñanzas y los dones que hay en la Iglesia. Testifica que tenía unas molestias en su salud, y ella le pedía a Dios por ello, diciéndole que ella estaba siendo diligente asistiendo al médico, y antes de realizarle una cirugía Dios se glorificó en el último momento evitando así que la operaran, le da la honra y gloria al Señor.

Tercer testimonio (Calahorra, España): La hermana testifica que al llegar a la Iglesia, estaba enferma de cáncer y Dios le dijo que no se preocupara porque vería su grandeza y que visitara la ciencia médica. Ella tenía mucho miedo a las cirugías, pero Dios le dijo en profecía que no se preocupara, que asistiera a ello porque obraría sanidad y que le serviría. Así es que Dios la sanó y hoy cuenta con buena salud. Dios también ha obrado sanidad en uno de los suyos, por amor a ella y le da la honra y gloria al Señor.