Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Armenia y Palermo (Colombia) Abril 2018

Primer testimonio (Armenia, Colombia): La hermana testifica que tuvo un accidente de tránsito, ante la ciencia médica estuvo durante 3 horas muertas y tuvo fracturas, pero su familia tenía la promesa de Dios y el Señor ha guardado su vida. También testifica que ella estaba en el mundo de la drogadicción, y Dios le dijo que asistiera a la ciencia médica y ella no quería porque había que Dios la iba a curar, Dios le puso en el corazón que estaba mal tomar drogas y el Señor le ha quitado este vicio y le da la gloria a Dios.

Segundo testimonio (Palermo, Huila): La hermana cuenta que ella siempre escuchaba los testimonios de que Dios les daba dineros en las personas, y ella pensaba “cuando me tocará a mi” y sucedió que llegando a su casa recibió una llamada del banco en la que le decían que tenía unos dineros congelados que ella había consignado anteriormente y que debía ir a retirar ese dinero, la hermana hizo las diligencias sabiendo que nunca había hecho esas consignaciones y para ella fue mucha sorpresa porque utilizó este dinero para sus gastos y deudas, porque Dios le había prometido que no la dejaría avergonzar ante los ojos del hombre. Dios también le decía que nos e preocupara porque traería ala Iglesia a personas cercanas, y esto también se cumplió. También le ha dado fortaleza a su esposo cuando tuvo el fallecimiento de un familiar. La hermana le da la gloria a Dios.

Tercer testimonio (Armenia, Colombia): El Señor en profecía le había dicho que iba a bendecir su vientre, lo primero que pensó era que iba a tener un hijo y era su anhelo, un día Dios le dijo en profecía que debía asistir a la ciencia médica y le encontraron un cáncer, y Dios le dijo que la iba a levantar. El cáncer era tan grave que no se explicaban los médicos como se encontraba en buen estado. Le dio un paro respiratorio, pero la hermana recordaba la promesa de Dios y le oró al Señor recordándole las promesas e implorándole, y a pesar de todas las dificultades Dios le ha permitido estar de pie y le ha cumplido el anhelo de conocer sus iglesias.