Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios 21 de mayo de 2020 (parte 2) IDMJI

1. Creyente impone manos a su padre y es sano de Covid-19. Ecuador

Hermano testifica que Dios sanó a su padre de COVID-19 luego de orar y esperar el respaldo de Dios a las oraciones de nuestra Hna. María Luisa oraba, impuso manos como nuestra hermana pedía él acompañaba esas palabras. Ante el cierre de las obras Dios habló a través de ella dando consuelo y libertad, así se fue cumpliendo. Toda la familia de él no asiste a la Iglesia, pero Dios obró y sanó a su padre Dios respaldando las palabras de su ministerio, apenas las palabras y la Profecía se impartieron Dios empezó a actuar. Dios consoló sanando física y emocionalmente a su familiar.

2. Sanidad de Covid-19 de una creyente que es médico y sus familiares. Ecuador

Una creyente que es médico testifica que contrajo el COVID-19, sin embargo y gracias al Señor y conforme sus promesa a través de su ministerio, Nuestra Hna. María Luisa, sobrellevó el proceso sin mayores complicaciones. Dios guardó a su madre pues siempre compartía con ella los mismos espacios por necesidad, además el riesgo por la condición de predisposición de su madre a enfermedades por tener diabetes y asma. La oración de la hermana al Señor siempre en el contexto de la precariedad por lo grande de la emergencia para solicitar su protección, era constante. Dios también puso ayudadores que corrieron con gastos de las pruebas. Sus órganos internos se presentaron sin efectos por COVID-19. Dios siempre la guardo conforme sus promesas. Los registros de COVID19, prueba en mano, de su madre no registraban presencia de la enfermedad. Dios también les proveyó y provee de alimentos. Testifica para honrar y alabar a Dios.

3. Dios sana del corazón, al esposo de una creyente. Ecuador

Hermana testifica que Dios le proveyó a su hija una computadora nueva para tele-estudio, no tenía como adquirirla. A su padre que tenía un problema en el corazón producido por agrandamiento y no podía reposar ni tener salud Dios lo sanó luego de las palabras de Nuestra Hermana María Luisa en la Enseñanza.