Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Santa Marta, Magdalena y Mosquera, Cundinamarca (Colombia) – Julio 2019

Primer testimonio (Santa Marta, Colombia): Testifica que antes de llegar a la Iglesia, se sentía muy solo, con mucha tristeza en su corazón, sentía que algo le hacía falta, así estuviera rodeado de mucha gente se sentía solo, además de ello algunas personas se burlaban de él por su dificultad en el habla. Pero el hermano le oró a Dios, y le decía que no quería vivir más, pero ese día Dios le dio un sueño y le dijo “Sal de tu casa y mira mi gloria” y al salir Dios le dijo “alza tus ojos y mira mi gloria” y al subir su mirada vio el aviso de la Iglesia, y vio el logo de la iglesia rodeado de diamantes y oro. Y En el sueño Dios le dijo “Ahí está mi gloria, ahí me manifiesto yo”. Al día siguiente recibió la invitación a la Iglesia, y al ingresar a la iglesia su soledad y agonía se quitó, y Dios en profecía le consoló, diciéndole que todas sus lágrimas las convertiría en felicidad, y que le cumpliría un anhelo de su corazón. Desde niño siempre quiso trabajar con consolas de sonido, pero nunca le dijo a nadie, luego comenzó a asistir a la Iglesia, pero no podía alabar porque no podía hablar fluidamente, y al orarle a Dios sintió que se le quitó un nudo en la garganta que sentía y desde ahí puede alabar con fluidez al Señor. Ahora apoya en la Iglesia en el sonido, además de ello el hermano se quería capacitar en sonido para apoyar en la iglesia y la labor social, el hermano le oró a Dios, y el Señor le dio experiencias donde el Señor le capacitó por medio de sueños, Dios le dijo que leyera la Biblia y que leyera el libro de vivencias. Dios además le permitió ganar un curso de sonido que es muy costoso, el cual lo ganó en un concurso, gloria a Dios.

Segundo testimonio (Mosquera, Cundinamarca, Colombia): El hermano testifica que su hermano desde pequeño se fue de su casa hace muchos años, y las personas les habían dicho que él había muerto, pero el Señor en profecía les dijo a él y su mamá que su hermano estaba vivo, que pronto recibiría una llamada de un ser que estaba lejos y que los reuniría y sería de mucha felicidad para todos y así se cumplió. Dios reunió a su familia con su hermano después de más de 30 años. Dios también restauró un pie que le había sido cortado a su hermano en un accidente laboral, quien en ese momento tuvo una experiencia con una persona que le habló de su familia y les dio el número. Hoy en día su hermano está asistiendo a la Iglesia con ellos. El hermano dice que el Señor le suplió en sus necesidades econòmicas, luego de que le orara en detalle y todo esto se lo concedió el Señor.