Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Popayán, Cauca, Colombia – Mayo 2019

Testimonio 1: El hermano testifica que le hurtaron el vehículo que le habían asignado en su trabajo, pero en ese momento, él le oró a Dios pidiéndole misericordia. A los tres días el hermano estaba en la iglesia y el Señor le habló a través de profecía por sus mismos labios, diciéndole la dirección específica en donde se encontraba el carro, además días después tuvo un sueño donde Dios le ratificaba la ubicación del vehículo; luego, el hermano le contó este sueño al coronel de la policía que estaba encargado del caso y el coronel le dijo que no se preocupara que ya se estaba en esa labor de investigación; sin embargo, el hermano siguió insistiendo en la oración; es así como al día siguiente de estos acontecimientos, las autoridades lograron recuperar su vehículo; lo más sorprendente es que el vehículo fue hallado en la dirección que El Señor había dado en profecía y aconteció lo que El Señor le había mostrado en sueños.

Testimonio 2 Sanidad de nariz: La hermana testifica como El Señor a sus dos hijos los guardó de un peligro de muerte muy grave y a los seis meses ya estaban caminando y también testifica de como la sanó de un cáncer en el rostro y en su nariz. El primer diagnóstico era que diez partes de la cara ya estaban afectadas, la operaron pero su rostro quedó destruido y era muy difícil reconstruirlo, sobre todo porque había quedado sin nariz, sin embargo Dios le había prometido sanarla e hizo un milagro porque meses después cuando el oncólogo fue a revisarla nuevamente para ordenar la cirugía, él le tomó una serie de exámenes y le hizo el mismo examen tres veces y estaba muy sorprendido, el cual le dijo que ¿de qué la iban a operar? si la piel de ella estaba nueva, estaba reestablecida totalmente y su nariz ya estaba hecha, así que solo le mandó un tratamiento; de esta manera Dios la sanó y le cumplió su promesa.

Testimonio 3: La hermana testifica que el señor le dijo en profecía, que él estaría haciendo un milagro en un ser por quien tanto le pedía y que ella testificaría a su pueblo de su grandeza y de su poder, fue así como su hija desde los 14 años consumía sustancias alucinógenas, a los 17 años padecía de crisis por el consumo, a tal punto que no podía dormir sin consumir estas sustancias y en ningún lugar querían ayudarla a rehabilitar, pero en el momento que la joven accedió a ser internada le dijo a su madre que ya no necesitaba de ningún centro de rehabilitación porque ya no iba a drogarse más, la hermana testifica que así Dios le cumplió la promesa e hizo este milagro de que su hija saliera de las drogas.