Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en la Iglesia en Marbella y Calahorra (España) – Septiembre 2019

Primer testimonio (Marbella, España): Testifica la hermana que estaba padeciendo una angustia muy grande ya que ella y su familia iban a ser desalojados de la vivienda que habitan actualmente, le oró al Señor para que les ayudara en dicha dificultad y Dios le dio un sueño con la hermana María Luisa lo cual la llenó de esperanza. Días después le tocó visitar la oficina que gestiona los desalojos de vivienda y para sorpresa de ella le dieron más de un año de prórroga.

Segundo testimonio (Marbella, España: Un hermano testifica de como Dios le enseñó a valorar lo poco o mucho que Él le proveía. Narra el hermano que estaba pasando una situación económica muy difícil y al caminar por la calle hacia la iglesia diariamente y durante varios días se encontraba una moneda de un céntimo y él siempre le daba gracias a Dios por la moneda. Dios le habló en profecía y le dijo que estaba muy agradado porque él le daba la gloria en lo poco y que a partir de ese momento lo iba a bendecir en todo lo material y así el Señor le ha cumplido.

Tercer testimonio (Marbella, España): Testifica la hermana que con la visita que realizó nuestra hermana María Luisa a la iglesia de Sevilla (España) en el mes de Junio de este año, El Señor la sanó de un dolor muy fuerte que tenía desde hace algún tiempo en sus huesos y en sus rodillas. Dice que sintió algo especial desde el momento de saludar a la hermana María Luisa y ya no padece ningún dolor.

Cuarto testimonio (Calahorra, España): Testifica que se sentía muy sola y no encontraba sentido a su vida, ella buscaba de Dios pero no asistía a ninguna Iglesia, pero un día llegó a la Iglesia y Dios en profecía la consoló y le dijo que sería su compañía y su apoyo en su vida. A pesar de que en este momento no tiene empleo, el Señor le provee todo y le cumple cada promesa.

Quinto testimonio (Calahorra, España): El Señor le hizo la promesa de que le iba a ayudar a documentarse, ya que debido a muchas dificultades no había podido hacerlo y sus documentos de residencia en el país se vencían el domingo. El Hno. le oró a Dios y el Señor le respondió en profecía diciéndole que no dejaría quedar avergonzado y así fue que hace 5 días le concedieron la nacionalidad en ese país.