Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Huila, San Gil y Barcelona (Colombia) Mayo 2018

Primer testimonio (Huila): Testifica que hace 7 años que esta en la iglesia, ella le pedía a Dios por una vivienda propia, y Dios le prometió por ese bien material que anhelaba y que decía que no tenía ese dinero. La hermana ingresó a un plan de vivienda y el Señor le ayudó en todo. Le decían que en un año le entregarían la casa, pero en un Estudio Bíblico el Señor prometió que las bendiciones llegarían muy pronto para cada uno, y el Señor sorprendió a la hermana porque dispuso todo para que obtuviera su casa propia mas pronto de lo esperado. A la hermana le dieron en el banco un cheque por el dinero que le hacía falta, y no tenía muebles y enseres, pero Dios le dio un sueño a una persona y le dijo que le ayudara a la hermana de la iglesia y le dio el dinero para lo que necesitaba. También el Señor le prometió el electrodoméstico que ella necesitaba y la llamaron de un almacén y le dijeron que había ese electrodoméstico pagado a su nombre.

Segundo testimonio (San Gil, Santander): La hermana testifica que cuando llegó a la iglesia su hogar estaba pasando por un momento difícil pero Dios le prometió que le estaría bendiciendo y sanando sus corazones y el Señor le cumplió, y que bendeciría su vientre y tendría un hijo, ella había tenido un embarazo anterior muy difícil, pero el segundo embarazo que tuvo fue muy tranquilo para sorpresa de ella y los médicos, Dios le dijo que sería un varón y así fue. Que asistiría a la ciencia médica pero que no se preocupara, sucedió que le encontraron cáncer de tiroides, pero el Señor le dijo que se glorificaría, y que vería su grandeza, y al asistir al médico nuevamente encontraron en los exámenes que estaba sana. Dios le dijo en profecía que se estaría sintiendo muy orgullosa de sus hijos en lo académico y así el Señor se lo ha cumplido.

Tercer testimonio (Barcelona, Quindío): Dios le dijo en profecía al hermano que tendría un accidente pero que no se preocupara y que le orara y que no dejaría que una cirugía pasara en ese momento. Así fue que en su motocicleta se accidentó y tuvo un desplazamiento de su hombro, al punto que le harían cirugía, pero Dios se glorificó y antes que le realizaran alguna intervención, el se encontraba orando en una banca y sintió que alguien le tocó el hombro, escucho un sonido y sintió que se movió, Dios puso el hombro en su lugar y los médicos se sorprendieron al ver que su hombro se había restablecido. De esta forma el Señor le cumplió la promesa que decía que lo guardaría y que no le realizarían ninguna cirugía.