Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en el barrio Santander, Bogotá y Armenia Norte, Quindío (Colombia) Enero 2019

Testimonio en el Barrio Santander en Bogotá:
La hermana testifica que el Señor hace un año le dijo en profecía que estaría en la ciencia médica, pero que no se preocupara porque Él estaría en esa situación con ella. Sucedió que en el médico le dijeron que tenía un tumor, pero ella recordó un sueño en el que la operaban y le sacaban 3 esferas de su vientre, la hermana antes de la cirugía le oró a Dios de rodillas, y sucedió que al operarla el médico no encontró el tumor, solo 3 “esferas” así como en el sueño, y testifica que el Señor obró sanidad en ella.

Testimonio en Armenia Norte:
El Señor le dijo en profecía que estaría haciendo estudios superiores sin pagar nada, y al terminar sus estudios recibió una llamada y alguien le dijo que pagaría su especialización. Y así se cumplió la promesa de Dios. El Señor le dijo que no prestara atención a aquello que le decía su varón, porque Él había decidido que tendrían descendencia, y sucedió que su esposo quería que se operaran para no tener más hijos y a pesar de esto, el Señor les dio 2 hijos. También sucedió que el médico le dijo que sus bebés no iban a vivir, pero el Señor les prometió que haría su obra a pesar de que le decía la ciencia. El Señor permitió que los niños nacieran sanos. Dios le dijo: No te preocupes porque yo te voy a entregar esos dos seres. A pesar de que les decían que estarían enfermos al nacer, sus hijos nacieron en buen estado de salud y ha bendecido a su familia.

Testimonio en Armenia Norte:
Testifica que hace unos años Dios le dio una bendición laboral, pero con el tiempo las cosas se complicaban en su ambiente laboral, ella le oraba a Dios, y le pedía que le sacara de allí, el Señor le habló en profecía, le dijo que de allí no saldría, que le pondría en alto y que muchos deberían callar, y que la pondría en un lugar en el que muchos se preguntarían en como había llegado allí. Ella le seguía clamando a Dios, pero el Señor le decía que vería como en el último momento haría la obra. Y sucedió que luego de dos años, en ese lugar Dios le permitió hacer un negocio muy grande para la compañía, que nadie lo había hecho antes, y el Señor le abrió las puertas y logró esto, para todos fue muy sorprendente, y era el Señor quien le ponía las palabras a ella, le permitió hacer esto y se admiraban. Ella vio el cumplimiento de la promesa de Dios.