Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Bogotá, Villavicencio e Iquira (Colombia) – Julio 2019

Primer testimonio (Fontibón, Bogotá, Colombia): Testifica que Dios la sanó de lupus, la libertó de brujerías, ella se dispuso a Dios en alabanza, en las enseñanzas, leyendo la Biblia y asistía a los Estudios Bíblicos, y Dios le dio los dones espirituales. Además de esto el Señor libertó a su hijo de las drogas, a través de este cambio de su hijo, varias personas llegaron a la Iglesia.

Segundo testimonio (El Sosiego, Bogotá, Colombia): Testifica que al llegar a la Iglesia le gustaba todo lo de la Iglesia, excepto diezmar, pero le pidió a Dios que le enseñara, y el hermano comenta como se dispuso a dar el diezmo y el Señor le permitió comprender cómo se hacía y a valorarlo.

Tercer testimonio (Barrio Dos Mil Bajo, Villavicencio, Meta, Colombia): Testifica que cuando estaba en el Colegio, Dios le decía en profecía que le guiaría en la universidad, que le ayudaría y estaría con él siempre. Luego cuando estuvo en la universidad, a mediados del sexto semestre tuvo escasez económica y el hermano no le contaba a nadie, solo a Dios le oró por ello, y sucedió que la mamá de un amigo de la universidad resultó que también asistía a la Iglesia y al conversar con ella, le regaló un mercado que le duró dos meses y con ello tuvo sustento. Gloria a Dios.

Cuarto testimonio (Iquira, Huila, Colombia): Testifica que Dios le dijo en profecía que pasaría un momento difícil, que uno de los suyos estaría delicado de salud, que Él le estaría ayudando y dando solución en esos momentos. Resultó que su hijo se enfermó y no tenían seguro médico, y Dios guardó la vida de su hijo ante una peritonitis, Dios puso a un médico a que les ayudara para que los atendieran con rapidez para que su hijo no falleciera. Posterior a ello la cuenta en el hospital fue de 17 millones de pesos, y la hermana le oró a Dios, y finalmente les iban a cobrar solo 200 mil pesos, pero aún así la hermana no tenía este dinero, le oró a Dios, y una persona cercana la llamó y le dio el dinero para pagar todo. Gloria a Dios.