Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Bogotá, Manizales, San Gil y Bucaramanga (Colombia) – Septiembre de 2019

Primer testimonio (Suba Rincón, Bogotá): Testifica que el Señor protegió la vida de su hijo, a quien un camión pasó por encima de su vehiculo pero salió ileso, Dios le dijo que orara por los suyos, y el Señor le cumplió guardando la vida e integridad de su hijo. Sus familiares dijeron que ha sido una obra de Dios.

Segundo testimonio (Manizales Norte, Caldas): Testifica que Dios en profecía le dijo que a través de su empleo bendeciría su hogar y su alacena, que por medio de su trabajo bendeciría a los suyos, así que en la empresa que trabajaba le cambiaron de puesto de trabajo y su hija ganó una beca continental que cubría todos los gastos de estudio y gastos personales, era la primera vez que la empresa ganaba esa beca, gloria a Dios.

Tercer testimonio (San Gil, Santander): Testifica que al llegar a la Iglesia fue un poco escéptica, pero Dios en profecìa le hacìa promesas, entre ellas que protegerìa a los suyos, sucediò que uno de sus hijos fue atropellado por una moto, que tenía una fractura en su cabeza muy grave, pero Dios hizo su obra ya que a pesar de la gravedad tenia una herida superficial. También su hija en una ocasión la iban a robar en la ciudad de Bogotá, llevaba un computador y un celular de alto costo en su maletín, y en ese momento apareció un hombre que le dijo al ladrón “suelte a la niña y le doy 10 mil pesos” y el ladrón así lo hizo, Dios protegió a la hija de la hermana.

Cuarto testimonio (Bucaramanga Norte, Santander): Testifica que le diagnosticaron cáncer de cuello uterino y que ya no podría volver a tener hijos, y Dios en profecía le había dicho que intervendría por ella, que visitaría constantemente el médico, y que en su misericordia le darìa el mejor regalo de su parte. El bebé creció en una zona de su cuerpo que no había celular malignas, y al crecer el bebé, el cáncer dejó de crecer, al nacer el niño 3 meses después le hicieron exámenes y el cáncer había desaparecido, le dijeron en el médico que su hijo le había dado células madre, regenerando así todo su útero y no había rastro alguno de cáncer.