Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Armenia Norte, Quindío (Colombia) Octubre 2018

Primer testimonio: La hermana llegó hace un año a la Iglesia con un momento de ansiedad y depresión muy fuerte, que la llevó a pensar en suicidarse. Durante un mes no pudo dormir, bajó de peso y no sabía que le estaba sucediendo. Al llegar a la iglesia Dios le prometió en profecía que la sacaría de esta situación, que estaría con ella, y que testificaría de su obra en ella.

Ahora ya salió de este momento difícil de depresión, y Dios en otra profecía le dijo que la libertaría y que podría retomar su rumbo, ahora duerme normalmente, disfruta su vida, ve el mundo de una forma diferente a antes y dice que gracias esa situación conoció a Dios, su poder, amor y manifestación.

Segundo testimonio: El hermano dice que sufrió una situación delicada en salud de su corazón, al presentar la ecografía le dijeron que estaba muy delicado con un riesgo de infarto. Posterior a ello le hicieron un cateterismo y encontraron que su corazón estaba bien y sus venas limpias y el hermano ve la grandeza de Dios y le da la honra con el testimonio:

Tercer testimonio: Dios le dijo que asistiera a la ciencia médica y al ir le hicieron muchos exámenes y encontraron insuficiencia renal, le iban a hacer una diálisis pero no habían podido realizarla, y le dijeron que solo tendría 3 meses de vida. Sus riñones no funcionaban bien, pero Dios le dijo que fuera fuerte, que siguiera adelante porque Él la sanaría, luego de otros exámenes encontraron en un bueno funcionamiento sus dos riñones y los médicos no se explicaron como. La hermana le da la honra a Dios.

Cuarto testimonio: Testifica que antes de llegar ala Iglesia, cuando ella era niña fue victima de bulling, vivía triste, llena de complejos, e intentó quitarse la vida, tenía en su corazón resentimiento e incluso por su padre debido a maltrato físico, pero al llegar a la Iglesia Dios le dijo que la había traído a la iglesia para bendecirle y que así se hubiera intentado quitar la vida, fue Él quien le guardó y protegió, porque es Dios el dueño de la vida, y que así ella sintiera que no vale la pena, que para Dios si vale la pena y que le libertaría, limpiaría y le transformaría, cambiaría su forma de pensar y que haría un cambio en ella. Y todo esto el Señor se lo ha cumplido le ha enseñado a amarse, respetarse, a valorar su vida, a amar a su padre, le a dado paz. Testifica para darle la gloria a Dios.