Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Armenia Norte, Cámbulos Cali y Palermo Huila (Colombia) Noviembre de 2018

Primer testimonio: La hermana testifica que es diabética, y en el médico le dijeron que estaba próxima a perder su vista, porque ya casi no veía por uno de sus ojos. Al recibir esta noticia la hermana le oró a Dios, y le decía que era su promesa que la sanaría. El médico le dijo que no había nada que hacer porque su vista estaba casi perdida, pero ella le dijo que hay poder en el Señor, a lo cual el médico la trató duramente y a Dios. La hermana con el tiempo perdió su vista, pero al pasar un mes a comenzado a recuperar su vista poco a poco y ya ha podido leer la biblia.

Segundo testimonio: El hermano hace unos meses tomó una mala decisión, y un día en la Iglesia, Dios le dijo que no se preocupara por ello, que había permitido este error, que le ayudaría. Llegó un día en el que se cumpliría la fecha límite de una obligación bancaria. Ese día le oró a Dios, y en la noche antes de ir para la Iglesia le llegó un sobre con la notificación de que le aprobaban la pensión y que le daría un retroactivo con el valor exacto que tenía que pagar ese día.

Tercer testimonio: Dios le decía en profecía que estaría siendo intervenida quirúrgicamente pero que el estaría presente. Ella se preguntaba que podía ser, luego de un tiempo le encontraron cáncer en su cuerpo pero no sabían en que parte de su cuerpo exactamente estaba, luego encontraron cáncer de tiroides, y hace un mes la operaron, ese día tuvo una experiencia en la que aparte de los médicos que habían inicialmente, había un médico muy alto y una mujer de blanco que decían que todo había salido bien, ahora está sana y le da la honra y la gloria al Señor.

Cuarto testimonio: Testifica que estuvo por diferentes denominaciones pero no le llegaban al corazón las palabras que allí escuchaba, así que lo invitaron a la Iglesia y ya lleva un año en la Iglesia, poco a poco ya se ha levantado de su silla de ruedas, pronto se va a bautizar en agua, se siente pleno, orgulloso, constatando la palabra que Dios le da a través de la hermana María Luisa y de las predicaciones. Lee la biblia y le da la honra al Señor por haberlo traído a la iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional.