Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Bosa Centro, Bogotá – Marzo/Abril 2016

Testimonio 1: El hermano testifica que luego de un accidente en su pie, le dijeron que lo tendrían que amputar, pero para el hermano siendo diabético este procedimiento sería un inconveniente. Dios le decía en profecía que tuviera paciencia y fe en Él. El hermano confió en el Señor, a los pocos días el pie se deshinchó para sorpresa de los médicos, y le preguntaron acerca de Dios y uno de los médicos ya asistió a la Iglesia debido a este testimonio.

Testimonio 2: La hermana testifica que ha cambiado su hogar y lo ha llenado de compresión, también testifica que Dios le dio una casa. Testifica que tenía sus pies torcidos, la iban a someter a una operación, ella no quería que la operaran ya que duraría 3 meses en cama, la hermana oró a Dios, posterior a ello en un estudio bíblico durante la oración de nuestra hermana María Luisa, sintió dolor en sus piernas, al otro al ponerse su zapatos se dio cuenta que sus pies estaban totalmente rectos.

Testimonio 3: La hermana testifica que su hijo sufría de leucemia, el Señor en profecía le dijo que el enemigo quería hacerle daño pero que no lo iba a permitir. Su hijo iba a ingresar a cuidados intensivos, donde muy pocos sobreviven con esta enfermedad, antes de internarlo le tomaron nuevamente los exámenes y para sorpresa de los médicos su placas estaban completamente limpias y le dijeron que ya su hijo no sufre mas de leucemia para honra y gloria de Dios.

Testimonio 4: La hermana testifica que el Señor hacía 14 años le prometía la bendición del Bautismo con el Espíritu Santo y ahora se ha cumplido, luego del cumplimiento de esta promesa le ha bendecido en todo en su vida, en la salud, abriendo puertas de bendición, el Señor sanó a su mamá y a su tía de enfermedades, dándole triunfos, y respaldándola en todo.

Testimonio 5: La hermana testifica que tenía cáncer de colón y le decían que no tenía esperanza de vida, la hermana le oró al Señor y le decía que no fuera a sufrir de las consecuencias de las quimioterapias, al ver sus compañeras de tratamiento que en ella no causaba efectos, le preguntaron porque esto sucedía, y la hermana les habló de Dios y de la Iglesia. La hermana se encuentra sana en estos momento.