Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Bogotá y Buenaventura (Colombia) – Julio 2019

Primer testimonio (Calle 80, Bogotá, Colombia): El hermano es venezolano, y decía que debido a la situación de su país llegó a Colombia y tuvo que dormir en la calle, luego llegó a la Iglesia y el Señor le habló en profecía y le dijo que sabía que en ese momento pasaba por algo difícil, que no era fácil y que le iba a ayudar, que solamente debía confiar en él y lo sacaría adelante. Siguió así por mes y medio, confió en Dios y en lo que le dijo en profecía, y todo en su vida ha cambiado antes en Venezuela era alcohólico pero ahora tiene trabajo y Dios ha puesto gracia en él, su hermano y su esposa ahora también ahora asisten a la Iglesia.

Segundo testimonio (Calle 80, Bogotá, Colombia): El hermano es militar, y testifica que Dios le decía en profecía que no se preocupara, que no se preocupara, que le había permitido vivir varias situaciones, le pidiera lo que quisiera, y que no tomara decisiones en ese momento, y esto era debido a que el quería retirarse del ejército, el hermano le oraba a Dios para poder ir a la Iglesia, porque no podía asistir constantemente y también le pedía por tener un buen ambiente laboral, y el Señor lo trasladó a un lugar donde la Iglesia le quedaba en frente, y posterior a ello lo ascendieron y recibió medallas, el Señor le prometió que no tendría que volver a tomar un arma para defender su vida y así se ha cumplido.

Tercer testimonio (Buenaventura Calle Argentina Barrio Pueblo Nuevo, Valle del Cauca Colombia): Antes de llegar a la Iglesia estaba muy cargada de problemas, y recorrió por 5 congregaciones diferentes o denominaciones religiosas, y veía como enseñaban de forma incorrecta acerca del diezmo y la vida espiritual de las personas, y ella decidió no estar más en otras iglesias y se arrodilló a Dios y le pidió que le permitiera conocerlo, que si Él hablaba como decía la Biblia que la llevara a un lugar donde ella se manifestara, pero que ella no iba a recorrer ningún lugar más. Y una persona que vendía unos productos le dijo que fuera a la Iglesia, ella dejó de insistir hasta que un día por fin asistió a la Iglesia y Dios le dijo que le había permitido recorrer todos esos lugares religiosos para que conociera las cosas que hacían mal las personas y le desagradaban a Dios, pero ahora Dios le ha bendecido grandemente en la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, con la guianza y manifestación de su poder en su vida.