Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios de las Iglesias de Vallecas y Leganés, Madrid (España) Octubre 2018

Primer testimonio (Leganés): La hermana testifica que tuvo un accidente laboral, donde se afectó su columna. Dios le venía anunciando que era necesario pasar por la ciencia, y que en ese momento debía estar firme porque Él mismo se iba a manifestar y a glorificar en su vida, Dios le dijo que Él tenía la última palabra y le daría largura de años para servirle. La hermana estuvo sin movimiento un mes en cama con muchos dolores debido al accidente, pero ella se sostuvo en el Señor. Ella le clamaba a Dios porque no había podido ir a la Iglesia durante ese tiempo que estuvo inmóvil. Estuvo en tratamiento por 3 meses, posterior a ello le reconocieron que había sido un accidente laboral y no tuvo que pagar nada. También el Señor le dijo que aunque ella estaba sola en este país y sin familia, que ella tenía una familia refiriéndose a los Hermanos de la Iglesia quienes le ayudaron. Ahora ya puede volver a caminar y testifica que lo que Dios le prometió, se lo ha cumplido.

Segundo testimonio (Vallecas): El hermano testifica que Dios le dijo en profecía que iba a padecer una dificultad de su salud, pero que él se iba a maravillar de lo que Dios haría por él. Y tuvo un accidente jugando fútbol donde se afectó su columna y piernas, y con el tiempo se fue empeorando al punto de perder el equilibrio. Dios le dijo que vería con sus propios ojos cómo pondría su mano en él. Una noche tuvo un sueño con la hermana María Luisa Piraquive y ella le decía que cerrara sus ojos porque el Señor esta con Él, el hermano vio una luz muy brillante que se proyectaba desde su espalda, en esta experiencia la hermana María Luisa le dio que siguiera alabando a Dios, y sintió como su espalda fue sana y al día de hoy no tiene ningún problema en su columna y le da la gloria a Dios.

Tercer testimonio (Vallecas): La hermana llegó a la iglesia porque veía que su mamá asistía mucho, fue por curiosidad y al recibir profecía se sorprendió porque Dios le habló de su vida y sus pensamientos. Dios le hizo promesas de un viaje, la sorprendió con un viaje de negocios en el que tuvo que ir a Suramérica y después de ello, Dios le prometió que su esposo asistiría a la Iglesia y siendo el una persona que no creía, comenzó a acompañarla a la Iglesia. La hermana ahora goza en asistir a la Iglesia, le agradece a Dios por todos los cambios que ha hecho en su vida.