Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Santa Marta y Villeta (Colombia) – Septiembre 2016

Primer testimonio (Villeta, Cundinamarca): La hermana testifica en nombre del hermano que esta junto a ella, el hermano llegó a la Iglesia y que cuando llegó a la Iglesia sintió mucho gozo en su corazón, algo que no había encontrado en otros lugares, también tuvo una experiencia de Dios en la que dice que la hermana María Luisa lo acompañó a tomar un café y lo invito acompaño a ingresar y a sentarse en la Iglesia. También el hermano tuvo mucho dolor pero Dios ha obrado sanidad y ha ido restaurando sus extremidades y sus manos y ha sentido como Dios lo acompaña en todo momento para no caerse mientras se desplaza en las calles. Testifica que Dios le dijo que todo lo que le ha pedido a Dios se lo da, a cambiado el corazón de personas que no lo apreciaban, Dios le ha puesto amor en sus corazones por él. También a través de los cambios que Dios ha hecho en el, las personas le preguntan que le ha sucedido y el habla acerca de la Iglesia y de la obra de Dios.

Segundo testimonio (Santa Marta): Dios le dijo en profecía a la hermana que la sanaría a través de la oración en el Estudio Bíblico, y que quitaría enfermedades, la hermana tenía dificultades para llegar a los Estudios Bíblicos, pero al ir, la hermana oró, y Dios la sanó de una enfermedad que sufría desde hacía 6 años, y los médicos quedaron sorprendidos debido a esto y le preguntaban si se había hecho algún tratamiento, pero la hermana le compartió al médico que Dios fue quien la sanó.

Tercer testimonio (Villeta, Cundinamarca): El hermano testifica que llevando un año en la Iglesia Dios le ha sanado de gastritis crónica, lo cual le provocaba laceraciones y casi perforaciones en sus intestinos, él oró en el Estudio Bíblico, y durante la oración tuvo una experiencia en la que sentía fuego en su estómago y fue sano. También testifica que no tenía dinero y necesitaban dinero con su esposa, y su esposa le oró a Dios, y en la calle sintió que alguien la empujo y se arrodilló y encontró el dinero necesario para sus gastos.