Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Tarragona, España y Bogotá, Colombia – Septiembre 2019

Primer testimonio (Tarragona, España): Dios le decía que lo ha salvado de la muerte; en una ocasión cayó desde 7 metros de altura en un accidente de trabajo, pero Dios le guardó la vida, posterior a ello comenzó a tener fuertes ataques de epilepsia también sufrió un infarto, pero Dios le guardó la vida.

Segundo testimonio (Tarragona, España): Testifica que Dios en profecía le decía que le concedería un viaje, y así fue, porque pudo ir a Venezuela a ver a su familia. También que tendría descendencia y tuvo un hijo. Hace 2 meses le diagnosticaron un cáncer de mama, pero Dios le dijo que estaría de su mano, que la fortalecería y a pesar del tratamiento se encuentra fuerte, feliz, llena de amor por Dios, no sabe como explicar lo que sucede en ella ya que tiene mucha felicidad en su corazón.

Tercer testimonio (Tarragona, España): Testifica que antes era seminarista de la iglesia Católica, pero un día llegó a la Iglesia y Dios le prometió sacarlo de ello, y así fue, además de esto Dios obró una sanidad en él, ya que tenía una tuberculosis que nunca fue tratada pero Dios lo sanó.

Cuarto testimonio (Bogotá, Colombia): La hermana testifica que Dios la ha bendecido espiritualmente, ha comprendido la palabra de Dios y a orarle a Dios, y ha transformado su vida. Dios dijo que todo le estaría supliendo, un día ella no tenía dinero para sus gastos ni lo de sus hijas, y en una ocasión un vehículo pasó a toda velocidad he hizo volar basura y papeles del piso, y la hermana al mirar salieron volando billetes y ella los recogió, la hermana dio el diezmo al señor porque fue un dinero que Dios le regaló. Otro día iba hacia a su casa y en un andén encontró un monedero con dinero y ella diezmo al Señor y le da la gloria a Dios porque le suplió el dinero.

Quinto testimonio (Bogotá, Colombia): La hermana testifica que sufrió un accidente en una moto en la ciudad de Leticia, la moto la arrastró, el domingo fue a la Iglesia y el Señor le dijo en profecía que pasaría por la ciencia médica, la hermana le oró a Dios y le pidió que la sanara, y Dios le dijo “te digo que ya estás sana”, la hermana se fue para la casa y al llegar y sentarse se tocó su pierna y ya no tenía ningún dolor, le da la gloria a Dios.