Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Palermo, Tuluá y Bogotá (Colombia) Octubre 2018

Primer testimonio (Palermo, Huila): El hermano testifica que antes de llegar a la iglesia tuvo un hijo al que le diagnosticaron hidrocefalia, para esta enfermedad la medicina no tiene cura, y el niño también tuvo una meningitis, debido a esta situación, una de sus hermanas asistía a la iglesia, y lo invitó a la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, y debido a la situación de su hijo asistió a la Iglesia en la ciudad de Neiva, y Dios le habló en profecía y le dijo “Tu no has venido a buscarme, pero tienes un hijo muy enfermo y te lo voy a sanar, y te voy a demostrar mi poder.” El pensó que su hermana le había contado su situación a la iglesia, y que por ello había escuchado estas palabras en profecía, pero Dios le dijo también en profecía que “estaría viajando y que conocería sus obras” pero el no comprendió, porque no tenía dinero ni había preparado viajes.

Sucedió que su hijo entró en un delicado estado de salud y tuvo que viajar a Bogotá con el, y estando en una clínica, recordó lo que Dios le había hablado en profecía, y dijo “En Bogotá nadie me conoce, así que voy a ir a la iglesia” y fue a la Iglesia en el barrio Las Ferias y el Señor en profecía le volvió a hablar lo mismo que le dijo por primera vez. Y esto para el fue extraordinario y transformador, y dijo “Aquí está Dios”. Y se dedicó a buscar de Dios, a leer la biblia, y a medida que se dedicó a Dios el Señor fue sanando a su hijo.

Y un día llevó su hijo al médico, y le dijeron que el niño no había tenido esta enfermedad, pero el hermano comprendió que Dios lo había sanado. Hoy en día su hijo tiene 18 años, en buen estado de salud, y Dios les ha bendecido.

Segundo testimonio (Tuluá, Valle): Testifica que hace 2 años estaba en las calles, consumía drogas, conoció al Señor en la Iglesia, y en profecía el Señor le dijo que cambiaría su vida, que iba a estudiar, y el se preguntaba como sería esto si estaba en la calle y en las drogas, pero Dios le cumplió la promesa porque hace poco recibió su titulo como técnico en seguridad ocupacional, el Señor ha estado cambiando su vida y le da la honra al Señor.

Tercer testimonio (Calle 80, Bogotá): Dios en su santa profecía le dijo a un varón de su casa, que le impusiera manos a ella, porque obraría una sanidad en medio de su cuerpo, Dios la sanó de altos niveles de azucar en la sangre. Posterior a ello el Señor le dijo que fuera a la ciencia médica, y los exámenes tuvieron malos resultados, Dios le volvió a decir que asistiera a la ciencia médica, y al volverlos a realizar, los resultados de los exámenes salieron perfectos, los médicos no entendían, porque no es normal que alguien se sane así. Le repitieron los exámenes y el médico se sorprendió bastante. Dios obró en ella sanidad y además le ha prosperado en lo material y le ha respaldado en lo espiritual.