Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Medellín, Pereira y Quibdó (Colombia), y en Willemstad, Curaçao – Abril de 2019

Primer testimonio (Medellín, Colombia): Testifica que Dios en profecía le hacía la promesa de siempre cuidar de ella y de los suyos. Sucedió que un día hubo un enfrentamiento en el barrio donde vive ella y su familia, y uno de sus nietos estaba en su habitación, esa noche entró una bala por el techo de la habitación pero el niño no se dio cuenta, hasta el otro día cuando doblaba una cobija, cayó la bala de ella. Y Dios de esta forma confirmó que cumple su palabra y cuida de nuestras vidas.

Segundo testimonio (Pereira Centro, Risaralda): Testifica que anteriormente luego de tener su primer hijo, después de ello perdió dos de sus embarazos, y en el médico le descubrieron que tenía ovarios poliquisticos y que era imposible que pudiera tener más hijos, ella anhelaba tener una hija. Dios le prometió que limpiaría su vientre y que lo bendeciría nuevamente, porque el es dueño de la vida. La hermana esperó en el Señor. Encontró tiempo después que estaba embarazada, están ella y su bebé sanos.

Tercer testimonio (Quibdó, Chocó): Testifica que al ir a la iglesia por primera vez, estuvo unas horas antes con intenciones de quitarse la vida debido a que sufría cáncer de colon, pero al intentar quitarse la vida el arma no disparó, entonces fue la Iglesia con su esposa, y al llegar allí Dios habló a su corazón diciéndole que Él fue quien impidió que se quitara la vida. También el Señor lo sanó del cáncer de colon.

Cuarto testimonio (Willemstad, Curaçao): La hermana testifica que en profecía el Espíritu Santo le había dicho que estaría sanándola y sacándola adelante, ella tuvo una crisis de ansiedad y depresión, estuvo internada en una clínica de reposo, los médicos decían que debía quedar interna por mucho tiempo, pero Dios rápidamente la sanó. Durante los días de su hospitalización cuando más crítica estaba, soñó con nuestra hermana Maria Luisa que entraba a su habitación y la consolaba diciéndole “no se preocupe hermana que el Señor la va a sacar de aquí” ella le respondía a la hermana Maria Luisa en el sueño “Hermana Maria Luisa ayúdeme diciéndole al Señor que me perdone” la hermana Maria Luisa se despidió en ese momento con un sonrisa, desde esa noche empezó a recobrar sus funciones normales, nos comenta su hija que la internaron porque deliraba y se hacía daño a si misma, pero ahora la hija misma se sorprende de la tranquilidad que acompaña a su mamá.