Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Manizales y en Sosiego, Bogotá (Colombia) Agosto 2018

Primer testimonio (Manizales Norte): El Señor en profecía le prometió que estaría realizando estudios superiores, en ese momento el hermano no comprendió la profecía, porque estaba estudiando una carrera en ese momento, pero la promesa de Dios se cumplió ya que le permitió continuar sus estudios profesionales con el siguiente ciclo de carrera universitaria.

Luego tuvo trabajos en los que era mal remunerado, y luego el Señor le dio un trabajo de oficina, pero se sentía en un mal ambiente laboral. Dios en profecía le dijo que le daría un trabajo donde se sentiría a gusto, podría cubrir sus necesidades y le daría a él mucha gracia ante sus jefes y compañeros.

La voluntad de Dios se cumplió ya que le dio un nuevo empleo con estas características como Dios le prometió. El Señor le dijo también que estaría cambiando de vehículo y se lo daría con esos pequeños detalles que a él le gustaban, esto se lo cumplió, hace mas de dos años que disfruta de esta promesa. Dios le ha guardado su vida en varias ocasiones al ir en la moto. Un día tuvo una dificultad en la que su moto se partió en dos, pero sucedió en un lugar en el que no hubo oportunidad de que que accidentara, por esto le da la gloria a Dios.

Segundo testimonio (Manizales Norte): La hermana testifica que Dios le había dicho que probaría su fe, y que a uno de los suyos le iba a dar una experiencia.

Un día recibe una noticia de su familia, que uno de sus nietos se accidentó en su vehículo en un puente sin barandas a las 3 de la mañana, el carro cayó a una quebrada y además unas personas intentaron robarlo y quitarle la vida, el carro tuvo perdida total, su nieto salió inconsciente. Ante esta situación la hermana se acordó de la promesa de Dios, y le pidió en oración al Señor por su nieto, y el Señor le ha guardado la vida, y se ha recuperado satisfactoriamente,

Tercer testimonio (Iglesia de Sosiego, Bogotá): La hermana testifica que lleva 18 años en la Iglesia, una familiar recientemente tuvo un accidente. A su familiar estando muy mal de salud le dijeron que debían amputarle uno de sus miembros o si no fallecería. La hermana de la Iglesia le oró a Dios, y los médicos decían que ya no había nada que hacer, pero el Señor escuchó la oración de la hermana, le guardó la vida y la salud a su familiar. La hermana le sirve al Señor y testifica que el Señor escucha las oraciones y hace su obra.