Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios Iglesia Barrio La Hermosa – Santa Rosa (Risaralda) – Mayo 2016

Primer Testimonio: La Hermana Testifica que desde hace un año sufría de un dolor muy fuerte (colón y cintura) y médicamente no habían podido hacerle nada; una noche soñó que una mujer ponía sus manos en su vientre y le decía: “No te preocupes hermana, porque has sido sana de ese dolor” cuando la hermana en el sueño vio a esa mujer se dio cuenta que era la Hermana María Luisa, así fue como Dios en un sueño utilizando al nuestra hermana María Luisa Piraquive obró sanidad en la Hermana.

Segundo Testimonio: La Hermana Testifica que cuando llegó a la iglesia sufría de un dolor en un ovario, Dios a través de la imposición de manos le sanó, pues los médicos al realizarle un examen le decían si la habían operado, pues se veía como en su ovario había una cicatriz de cirugía (la Hermana entendió que Dios fue el que hizo esa cirugía). De igual manera la hermana cuenta como sufría de un dolor de cabeza muy fuerte; una noche tuvo un sueño donde la hermana María Luisa le decía que no se preocupara, que Dios ya la había libertado de esa enfermedad, que era un tumor en su cabeza, y cuenta la hermana que a partir de esa noche jamas volvió a sufrir de esos fuertes dolores de cabeza viendo el milagro que Dios hizo a través de nuestra hermana María Luisa Piraquive.

Tercer Testimonio: La Hermana testifica que una sobrina se su esposo estaba en la clínica en cuidados intensivos, y el martes pasado cuando se proyecto el Estudio Bíblico “Inauguración de Iglesia de Cartagena” ellos le pidieron a Dios en la oración que hizo la hermana María Luisa Piraquive para que sanara a su sobrina que estaba en cuidados intensivos; la hermana cuenta como el viernes clínicamente su sobrina falleció, y cuando le estaban realizando el acta de defunción para llevarla a la morgue; Dios hizo un Milagro extraordinario pues le devolvió la vida y los médicos sorprendidos vieron esta obra de Dios.

Las hermanas testifican para honrar y glorificar a nuestro Dios.