Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios Iglesia Armenia Norte (Colombia) Abril 2018

Primer testimonio: La hermana testifica que hace 20 años le hicieron una cirugía de columna por una osteoporosis muy severa y tuvo daño en sus vertebras. Dios le decía en profecía que no se preocupara porque el haría una sanidad perfecta en ella, y durante todos estos años le han hecho 8 cirugías de columna y tiene metal en toda su columna, pero Dios le ha dicho que siguiera adelante, le era muy difícil moverse y tenía mucho dolor. El Señor en Profecía le dijo que le estarían retirando el metal que le habían colocado en su columna, pero después fue mas difícil la situación ya que la operaron nuevamente, le pusieron mas metal, no pudo volver a caminar y se le paralizó el cuerpo. Cuando fue la hermana María Luisa a Armenia, le impuso manos y oró por ella y a la semana siguiente la operaron nuevamente y le retiraron la mayoría del metal en su espalda como el señor lo había dicho, la hermana luego de esto recuperó la movilidad y ahora esta en franca recuperación y le da la gloria a Dios.

Segundo testimonio: Una de las primeras profecías que le decía el Señor era que le iba a cambiar y a transformar, que le haría un hombre nuevo, él no creyó en ello porque antes creía en las imágenes, era alcohólico, era vulgar y a su familia no le agradaba que los visitara debido a su comportamiento. Dios le cambió, le quitó el mal genio yle ha guardado su vida. El Señor también le ha enseñado acerca de los diezmos y ha cambiado su corazón, ya que la primera vez que en su casa apartó el diezmo el Señor en profecía le habló acerca de ello diciéndole “veo que allá en ese rincón de tu casa has apartado lo mio” y el le da la gloria a Dios por su manifestación y la forma en que le enseñó sobre este mandamiento de Dios.

Tercer testimonio: El hermano lleva 20 años en la Iglesia, y en una oportunidad su esposa le dijo que fuera por la comida para ese día, pero el hermano no tenía, el salió a la calle y le oró a Dios en detalle, cuando en un lugar encontró un dinero y pudo comprar la comida ese día. Al día siguiente sucedió lo mismo, y le volvió a orar a Dios en detalle, y caminando volvió al mismo lugar y encontró la misma cantidad de dinero, al tercer día sucedió la misma situación y le oró a Dios en detalle, llegó al mismo lugar por tercera vez y el encontró la misma cantidad de dinero, el y su esposa lloraron y se maravillaron de la obra del Señor y le dan la gloria y honor por su manifestación.