Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Pereira y Neiva (Colombia) Marzo-Abril de 2018

Primer testimonio (Pereira, Risaralda): Testifica que antes de llegar a la Iglesia era habitante de calle, Dios lo sacó de la drogadicción, le guardó la vida, ahora le sirve al Señor en la Iglesia, a su esposa le ha dado una bendición laboral, Dios le decía que le daría su propio negocio y un vehículo de transporte, y así se ha cumplido.

Segundo testimonio (Neiva, Huila): El hermano testifica que el tomó una decisión de estudiar la carrera de criminalística e ingresar a una entidad publica, pero Dios le dio un sueño a su mamá en el que ella veía que el perdería la vida al ingresar a esa entidad pública. Sucedió que el Señor puso obstáculos para que el no pudiera ejercer en dicha entidad, tuvo un accidente, se incrementó en su obesidad y ademas de esto una miopía severa, entre otras cosas, y esto le hizo pensar en abandonar esta carrera, y pensar en que era lo que Dios quería para el, y luego de retirarse, durante un estudio bíblico y una corta alabanza Dios obro sanidad en todo lo que sufría, el Señor hizo la obra y el quedó maravillado, testifica para honra y gloria de Dios.

Tercer testimonio (Neiva, Huila): La hermana testifica que Dios le ha sustentado en un trabajo en el que no recibe sueldo, pero Dios nunca le ha faltado con nada. Y el Señor le confirmó que seguiría en esta labor. También le dijo que Dios le dijo que su hijo tendría una enfermedad, y su hijo sufrió una enfermedad en su cerebro y siendo el deportista tuvo que dejar de realizar la actividad, pero ella creyó en Dios y luego el Señor le mostró en sueños que su hijo estaba sanó y al retirarle la válvula le cayó una infección en su cerebro, y los médicos se sorprendieron de esto, pero su hijo era consciente y hablaba, luego de ello tuvo meningitis y entro en un estado en el que no se podía mover, pero Dios se manifestó ante los médicos de dos clínicas, y el niño salió caminando de la clínica, y le decían que solo podría caminar, pero hoy en día vuelve a ejercer sus actividades deportivas y competitivas y es una persona normal académicamente y la hermana le da la gloria a Dios por el cumplimiento de su promesa.