Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Lagos Cali y Palestina Caldas (Colombia) – Enero 2018

Primer testimonio (Lagos, Cali): El Señor le decía en profecía que tendría intervenciones quirúrgicas y que Dios le respaldaría en esa decisión de hacerse las cirugías y que un ser llegaría a su vida. Unos meses después ella quedó en embarazo, y los médicos le decían que no podría continuar con su embarazo, le dijeron que no era el momento, que tendría dificultades. Pero Dios se glorificó y su bebé nació en buen estado de salud y ella tuvo una cirugía exitosa en la que pudo bajar su peso excesivo y ahora se encuentra en buen estado de salud.

Segundo testimonio (Lagos, Cali): La hermana testifica que en una ocasión le diagnosticaron cáncer de ovario en etapa terminal y que en una semana la consumió, la hermana tenía la promesa de Dios de que alargaría su existencia y le dijo en profecía que su enfermedad no se trataba de una brujería. Posterior a ello le iban a realizar una cirugía y se perdió un examen de sangre y al volvérselo a realizar los resultados indicaron que ya no tenía cáncer. Luego le dijeron que tenía un tumor en su estomago que estalló y debido a esto le debían hacer un tratamiento, sucedió que luego no tuvieron que realizarle el tratamiento y se encuentra sana.

Tercer testimonio (Lagos, Cali): El hermano testifica que antes de llegar a la Iglesia, hace 22 años tenía una vida desordenada, tuvo una discusión con su esposa y se fue a una finca, y allí le pedía a Dios de rodillas mirando las estrellas. Una vez tuvo un sueño en el que Dios le dijo que buscara la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional. Estuvo 12 años buscando la Iglesia y al llegar Dios le confirmó que era un sueño de Él y que le había traído para bendecirlo. En la Iglesia Dios le ha bendecido a el y a sus hijos.

Cuarto Testimonio (Palestina Caldas): Hermano testifica que en su tiene infancia había conocido sobre el evangelio en un lugar al cual lo habían llevado sus abuelos, un sitio donde entendió el amor hacía Dios, la hermandad, la fraternidad, y la senda del Señor. Al llegar muchos años después a la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, se convenció por completo que había llegado a la senda verdadera, sin embargo, en su interior extrañaba ese lugar del cual actualmente pocos recuerdos le quedaban de su infancia, y se censuraba porque quizás dudaba de lo de Dios. Después descubrió que el lugar al que iba era en efecto la primera sede de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional en Palestina, Caldas, y Dios le dijo en un sueño que siempre tuvo un plan y ya había descubierto que desde su infancia lo había conocido, lo cual fue consuelo y plenitud para el hermano. Esto lo testifica para darle la honra y la gloria al Señor