Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Bogotá y Caldas (Colombia) – Octubre 2017

Primer testimonio (Carvajal, Bogotá): La hermana testifica que su hijo nació con displasia renal, le daban el 50% de probabilidades de vida, pero Dios se glorificó, pasó por dos cirugías muy riesgosas. Al volver a Colombia, tuvieron dificultades, le decían que tendrían que sacar el riñón a su hijo. Pero al manifestarse Dios, no tuvieron que sacarle su riñón. Dios también les dijo que les proveería todo, ya que su familia y ella venían de Venezuela sin ningún bien material, pero Dios les ha provisto todo para que puedan vivir cómodamente, incluso un apartamento económico para vivir.

Segundo testimonio (Carvajal, Bogotá): La hermana testifica que Dios la ha sanado de cáncer, también le detectaron artritis, pero Dios no ha permitido que haya deformidades en sus huesos, los médicos no comprenden porque después de tanto tiempo no ha sufrido de deformidades.

Tercer testimonio (Palestina, Caldas): La hermana testifica que al quedar en embarazo sus chequeos rutinarios fueron muy desalentadores, tras pasar por especialistas y profundizar en su estado, se dictaminó que su hijo no iba a vivir dado que venía con muchos problemas, y en caso de nacer, no tendría mucho tiempo de vida.

Al llegar a la iglesia, el Espíritu Santo le dijo en profecía algo completamente contrario, que ese ser iba a vivir, la llenó de confianza al decirle que confiara, que no temiera y ella le creyó a Dios.
Aunque en análisis posteriores y tras cirugías de emergencia el médico le ratificaba que el bebé moriría, el Señor le decía que ese ser no iba a morir que iba a vivir porque le serviría.
Finalmente, el bebé sobrevivió, pero estaba en muy malas condiciones, el medico en su última cirugía le decía que el niño no iba a tener dientes ya que ni siquiera tenía su hueso del paladar, fue así como ella volvió al médico con las radiografías y para honra y gloria del Señor el niño tiene el hueso de la encía y le están saliendo sus dientes.

Cuarto testimonio (Palestina, Caldas): El hermano testifica que el Señor le había dicho que estaría en un peligro pero que él lo guardaría, fue así como se encontró en una borrasca en medio de la carretera, era tan fuerte que el agua de la corriente del rió crecido estaba moviendo incluso camiones y el hermano que iba en su moto comenzó a orar al Señor porque la corriente se lo estaba llevando, lo arrastraba, y fue así como el hermano fue el único que pudo cruzar esa parte de la carretera sin que nada le ocurriera, de igual manera testifica de una bendición laboral que el Señor le dio.