Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios en Armenia y Bogotá (Colombia) y en Woodside (Estados Unidos) – Marzo 2018

Primer Testimonio (Armenia, Quindío, Colombia): El Señor le dijo en profecía que no temiera que le pidiera en grande, la hermana necesitaba un medio de transporte, y se lo pidió a Dios y Él se lo dio. Le dijo Dios en profecia que no se negara a lo que que el le decía, la hermana no comprendió en ese momento, pero cuando hubo la visita de la hermana María Luisa a la iglesia en esta ciudad, debido a que ella tenía problemas de movilidad, en el momento de la oración final con la hermana María Luisa, ella le pidió a Dios ya que tenia pérdida del equilibrio, y anhelaba cantar y orar de pie sin usar el caminador, y durante la oración, vivió una experiencia, una visión en la que la hermana se bajaba del púlpito y le decía “levántate” y de esta forma ella fue sana y recordó la palabra de Dios que le decía que no se negara a ello, y le dio las manos a la hermana María Luisa y se levantó y en ese momento pudo cantar y orar sin su caminador y hoy en día tiene mayor estabilidad en su equilibrio. También al terminar el culto la hermana María Luisa le impuso las manos, y al siguiente día pudo asistir al Estudio Bíblico en el coliseo de Armenia.

Segundo testimonio (Woodside, New York, Estados Unidos): Cuando el hermano fue a la Iglesia por primera vez, le sorprendió, Dios le prometió que lo sanaría, que le daría un buen trabajo y que le quitaría los vicios, porque era bebedor. Antes de llegar a la Iglesia había tenido un accidente, Dios lo sanó de los mareos constantes que sufría, le quitó el vicio del alcoholismo, Dios le prometió un trabajo y ahora el hermano tiene un buen empleo como el lo necesitaba.

Tercer testimonio (Kennedy, Bogotá, Colombia): la hermana testifica que el Señor la ha sanado de su vejiga, ya que le habían dicho los médicos que debían realizarle unos procedimientos médicos, pero para honra y gloria de Dios luego de realizarle unos exámenes, se sorprendieron ya que su vejiga estaba sana.

Cuarto testimonio (Kennedy, Bogotá, Colombia): La hermana testifica que Dios le dijo en Profecía que estaría ayudando con dinero, que la estaría acompañando, y el Señor la sanó de sus manos, y ha podido trabajar, y Dios le ha ayudado económicamente.