Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonios de los hermanos de Ecuador – Abril 2016

Primer testimonio (Desde Chicago, USA): Dios le había prometido en profecía que cuidaría de su familia en el extranjero. La madre de la hermana vive en la zona costera del Ecuador, recientemente golpeada por el terremoto que sacudió la zona. Pero ni a ella, ni a la casa donde reside, el fenómeno natural les afectó.

Segundo testimonio: Dios le decía en profecía a la hermana que no tuviera miedo, que estaba con ella y guardaría a los suyos, de esta forma fue que salieron ilesos del terremoto en Ecuador, Dios les guardó la vida a ella y su hijo, solamente la parte donde se encontraban en un supermercado fue donde no se cayó el techo, también a su familia en la zona el Señor la protegió, de igual forma el local que ellos tienen.

 

Testimonios por escrito de Ecuador:

Los hermanos de la iglesia de Manta estaban reunidos en el culto de estudio bíblico cuando sucedió el terremoto, empezó a temblar, los hermanos comenzaron a cantar y alabar, luego salieron para su casas y encontraron en la ciudad que se habían destruido más de 50 edificios pero en la iglesia no pasó nada, “ni un florero se cayó al piso” dicen los hermanos; nos puso a vivir el señor el coro que dice “aunque la tierra tiemble tenemos que cantar”.

Un hermano tenía un sueño en el que el Señor después del terremoto les decía “no están huérfanos, no están huérfanos”. A pesar de lo fuerte que fue el terremoto y la gran cantidad de fallecidos, de los hermanos de la iglesia ninguno ha sufrido daño en su vidas; hay daños materiales, pero Dios nos ha guardado, ningún hermano de la Iglesia de Manta ni de Portoviejo ha fallecido.

Una hermana unos días antes del terremoto tenía una visión en la que veía que una mano gigante tenía su casa y ella decía “esa es mi casa”, no entendió la visión. Posterior a ello, después del terremoto al llegar de la iglesia encontró las casas de sus vecinos que son casas grandes y fuertes pero estaban muy destruidas y su casa que es pequeña estaba en pie, allí entendió la visión y entendió que Dios la protegía.

Una familia vivía en el séptimo piso de un edificio en el momento del terremoto, toda la familia estaba en la casa y ellos escuchaban como las paredes se quebraban, cuando terminó el terremoto, ella pudo salir y ayudar a sus padres que son de avanzada edad, vio como el edificio estaba completamente destruido, los dos edificios de al lado se cayeron y fallecieron muchas personas pero la únicas paredes que no estaban destruidas era el departamento de ellos.

Una hermana, después del terremoto se le decía que tenía que evacuar que había alerta de un tsunami, ella le lloraba al Señor en oración y le decía Señor: “Esta casa, es la bendición que tú me has dado, no quiero abandonarla, a donde voy a ir con mis hijos”. Ella estaba fuera de la casa con sus hijos sentados en un lugar despejado, cuando tuvo una visión en la que la hermana Maria Luisa le decía: “Hermana, no se preocupe, el peligro ya pasó, lo que tenía que pasar ya pasó”. Entonces ella dice que eso le dio paz y le quito el temor, tomó a sus hijos y su familia y les dijo que “todo pasó, no va pasar nada” y desde ese día no ha vuelto a suceder nada.