Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Testimonio en la Iglesia de Las Ferias, Bogotá (9 de Julio de 2017)

Un hermano testifica que antes de conocer la Iglesia, vivía en la Calle, tenía debilidad con las mujeres y consumía drogas y alcohol y su peso era de 45 kG, porque no se alimentaba bien. Había tenido un accidente, se movilizaba en silla de ruedas y su mano derecha estaba seca; los médicos no se la habían quitado para no afectarlo psicológicamente, porque su mano no funcionaba. El decía que Dios no existía. Un día estaba cerca de un lugar de donde se escuchaba un gran estruendo y muchos aplausos y el ingresó. Cuando le impusieron manos, sintió que salían de él muchas cosas y cuando Dios le habló por primera vez, en ese día, le dijo que había escuchado muchas veces, que él le decía que Dios no existía y que lo había traído para demostrarle que sí existía, que es un Dios vivo y de poder; que lo sanaría y que le quitaría sus debilidades, que le daría una compañía sentimental. Estuvo congregándose en la Iglesia en muchos lugares y Dios le quitó de inmediato los vicios, lo empezó a sanar y conoció a la que hoy es su esposa, con quien se congrega y hoy en día ambos le sirven al Señor.