Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Mensaje para la Hermana María Luisa de hermanos asistentes a la convención en Cartagena 2015

Mensaje para la Hermana María Luisa de hermanos asistentes a la convención en Cartagena 2015

Este es un saludo de parte de un grupo de hermanos asistentes a la Convención Regional de Predicadores en Cartagena 2015 para la Hermana María Luisa de los departamentos del Meta, Guaviare y Vichada.

Palabras de una hermana de Villavicencio

Villavicencio Agosto 19 de 2015
Hermana María Luisa,

Nuestras palabras siempre quedaran cortas al ver las misericordias de nuestro Dios y la manera como El hace todo y como nos da sin merecer.

No podemos quedarnos callados ante tanta felicidad, ante tanta hermosura… Mis hermanos del Meta, Guaviare y Vichada, mi esposo y yo, llegamos gozosos a nuestros lugares de destino con el corazón lleno de alegría y de fuerzas para continuar con la más preciosa labor que un ser humano pudiera realizar; servirle a Dios con el alma, con la vida misma.

Dios nos permita demostrarle cuanto la amamos y cuan agradecidos estamos; pero sabemos que la forma de demostrárselo es con nuestros frutos y el amor a Nuestro Dios.

Hace un año Dios me habló y me dijo que recibiría una invitación de su hija y que tendría que salir aún sin haber preparado el viaje y cuando recibí la llamada, recordé la promesa de Dios la cual no lograba imaginar cómo sería, pero Dios me ha cumplido, la gloria siempre será para El.

Hermana María Luisa; hoy, aun nos sentimos en un sueño del cual no queremos despertar; gracias por llevar a mis hermanos al mar, gracias por permitirles ver las nubes de cerca, gracias por permitirme estar al lado de mi esposo aprendiendo junto a él, gracias por llevarnos a conocer Cartagena yo no la conocía; es muy linda, gracias por sus atenciones, porque lo que hicieron con nosotros en el hotel, llevaba todos sus cuidados, los cuidados de una madre, gracias mil por enseñarnos, traemos escritos no solo en las libreticas que nos dieron, sino también en nuestro corazón los tesoros de la doctrina que usted nos compartió, fueron días maravillosos… Nuestra sonrisa no se va a quitar del rostro porque este momento ha sido inolvidable.

La amamos y deseamos largura de días, de salud, bienestar y grandes y abundantes bendiciones del rey de los Cielos para usted hermana.

 

Palabras de un hermano del departamento del Meta

Cordial saludo,

Hna María Luisa buena noche, las palabras serán cortas para agradecerle a DIOS la oportunidad que nos ha brindado, aprender los Misterios que el prometió enseñar a través de sus Apóstoles y que hoy disfrutamos es algo que no somos dignos de tener, pero en su inmenso amor hoy los comparte a través de sus labios. GRACIAS HERMANA, ver a mis Hermanos TAN FELICES y saber que esa es su felicidad me siento cada día mas orgulloso de usted Hermana María Luisa. DIOS la colme de muchas bendiciones y le permita ver esos anhelos de su corazón que traerá bendición a esta humanidad.

En lo personal le quiero contar que estaba muy sorprendido al ver a mi esposa allá, me quede sin palabras y mi corazón se salía de mi pecho al verla ahí aprendiendo con todos nosotros; vi una vez mas, una promesa de DIOS cumplida, Gracias Hna. Maria Luisa por llevarla.

Hna. Maria Luisa muchos no habían viajado en avión, ni habían conocido el mar, mucho menos bañarse ahí en la playa o habían conocido Cartagena con sus murallas, o un Hotel tan bonito y todas las atenciones que tuvimos, sus detalles para cada uno de nosotros, nos hicieron sentir el amor de DIOS.

En nombre de todos nosotros, mil y mil gracias. Esperamos un día muy cercano verla en Villavicencio.

DIOS LA BENDIGA SIEMPRE.